Si puedes conducir, ¡puedes aprender a hablar otro idioma!

Si puedes conducir, ¡puedes aprender a hablar otro idioma!

¿Recuerdas el primer día que subiste a un coche para aprender a conducir? Yo me acuerdo muy bien, ¡qué horror!. ¡Tenía que controlar el coche a través del volante y los tres pedales, cambiar de marcha, mirar los tres espejos, poner el intermitente, observar las...